Silencio y Lejanía


Entonces parado frente a ti te dejé ir,
libre como las hojas llevadas por la brisa
y no hubo más que un silencio otoñal
que se elevaba sobre los pesados ladrillos
de un hermoso castillo a medio construir;
un castillo, hecho con tu sonrisa que ahora se aleja
en el corazón de un agitado océano de melancolía.

Ignoto



No hay comentarios: